Las sesiones intensas de entrenamiento, los deportes y las actividades cardiovasculares y de carga de peso ponen a su cuerpo bajo estrés y pueden llevarlo a superar sus límites físicos y provocar dolor. Si bien muchos atletas y entusiastas del ejercicio físico creen en la idea de que “sin dolor, no hay ganancia”, cierto nivel de incomodidad puede indicar un problema subyacente más profundo, como una lesión. 

Para determinar si el dolor que está experimentando es malo o bueno para su cuerpo, siéntase libre de usar esto como su guía.

¿Qué tipos de dolor se consideran normales después del ejercicio?

dolor deportivo

El tipo más común de el dolor asociado con el ejercicio es el músculo ardiente dolor que experimenta mientras hace ejercicio o hace deporte. Es causado por una acumulación de ácido láctico, un subproducto natural que producen los músculos debido al esfuerzo. Esta sensación termina relativamente rápido después de cesar la actividad.

Otra dolor común que experimenta después del ejercicio es dolor muscular de aparición tardía (DOMS). Este sentimiento se puede describir como un dolor generalizado que comienza varias horas o un par de días después de su entrenamiento.

Es más probable que sienta esto cuando comienza un nuevo ejercicio y su cuerpo aún no está acostumbrado a realizarlo o ha aumentado la intensidad de su actividad. Es causada por lesiones microscópicas en las fibras musculares y los tejidos conectivos debido al estrés del ejercicio. 

Cuando se encuentra con DOMS, no tiene que preocuparse por comunicarse con un experto médico de espalda ya que este tipo de dolor por lo general desaparece en uno o dos días. La incomodidad generalmente no es insoportable y debería poder continuar con su rutina habitual.

Sus articulaciones y su capacidad para realizar sus actividades diarias se ven mínimamente afectadas, ¡aunque es posible que su día sea más lento!

¿Cuáles son los tipos de dolor que requieren tratamiento inmediato?

Experimentar dolor por el ejercicio suele ser normal.

Sin embargo, hay casos en los que pueden ser causados ​​​​por lesiones graves, como una fractura por estrés o un desgarro, que deben recibir atención médica inmediata.

Estos incluyen un dolor agudo que le impide moverse o disminuir su Rango de movimiento, dolor asociado con una hinchazón o deformidad masiva, dolor por constricción, dolor que empeora, dolor con presión y hematomas, dolor que estuvo previamente lesionado o donde se le realizó una cirugía, dolor intenso que causa vómitos o náuseas, dolor asociado con fiebre y escalofríos, y dolor recurrente relacionado con deportes o entrenamiento debido a una forma incorrecta.

Si experimenta alguno de estos tipos de dolor, asegúrese de llamar a un médico de inmediato y use las técnicas y métodos adecuados durante los deportes o el entrenamiento para evitar una nueva lesión o recurrencias crónicas.

Si usted es un atleta, busque el asesoramiento y la evaluación de expertos por parte de entrenadores atléticos o fisioterapeutas en una clínica que se especialice en su deporte o reciba tratamiento quiropráctico para aliviar su dolor.

¿Cómo ayuda el tratamiento quiropráctico a controlar su dolor?

Tratamientos de terapia quiropráctica los trastornos del sistema musculoesquelético y del sistema nervioso y recomienda el ejercicio terapéutico y de rehabilitación. Esto implica utilizar enfoques prácticos para tratar su dolor de espalda baja, dolores de cabeza, dolores musculares y más.

Conclusión

Es importante aprender a diferenciar entre experimentar un dolor normal normal y un dolor fuerte, especialmente después de una accidente automovilistico.. dolor y el dolor causado por lesiones después de hacer deporte o hacer ejercicio es vital. Cuando padezca un tipo de dolor fuerte, consulte inmediatamente a un profesional de la salud para recibir el tratamiento necesario.

Si tienes un dolor de espalda, cuello, codo o rodilla debido a una lesión deportiva, envejecimiento o accidente automovilístico, diríjase a la Clínica Tebby. tenemos el mejores quiroprácticos en Charlotte, Carolina del Norte. ¡Contáctenos para solicitar una cita!

¡Llama ahora!